FELICITACIONES MUY SINCERAS. UNA CARTA QUE DEBEMOS LEER Y COMPARTIR

FELICITACIONES MUY SINCERAS. UNA CARTA QUE DEBEMOS LEER Y COMPARTIR

FELICITACIONES MUY SINCERAS. UNA CARTA QUE DEBEMOS LEER Y COMPARTIR

Días después de acabadas la fiesta 2019, a través de nuestra página web se recibió el siguiente e.mail que todos los festeros de San Blas debemos leer y compartir. El remitente es un turista toledano que, atraído por nuestra campaña publicitaria, hizo caso del eslogan y decidió venir a vivirla. ¡Y qué manera de comprenderla! Desde nuestro canal oficial de comunicación le damos las gracias y le abrimos  efusivamente los brazos.
De: Vicente Rodríguez González
Fecha: El mié, 17 jul 2019 a las 22:01
Asunto: Felicitaciones muy sinceras
Para: <info@mycsanblasalicante.es>

De: Vicente Rodríguez González
Asunto: Felicitaciones muy sinceras

Cuerpo del mensaje:
Estimados amigos:

Soy un simple turista toledano, aunque vivo en Madrid, que por casualidad me encontraba de vacaciones en Alicante durante las fechas de las fiestas de Moros y Cristianos de San Blas. Reconozco que tenía una idea muy difusa de en qué consistían estos festejos, pero como la hora era perfecta para disfrutarlo, acudí a ver el desfile del sábado, el de los cristianos, y reconozco que se superaron todas mis expectativas. Por un lado, resulta evidente que todo el barrio se vuelca, no es una fiesta organizada desde arriba, sino desde abajo; ignoro si tienen algún tipo de ayuda municipal o autonómica, aunque imagino que será muy poco en comparación con el total del esfuerzo que hacen; el derroche en los trajes y carrozas es sobre todo de imaginación, y luego está la música, ¡por Dios, qué agrupaciones musicales! Todas sonaban bien, profesionales; me di cuenta que llevaban partituras absolutamente todos, no solo los vientos, sino la percusión; además, buscando los títulos de las piezas musicales, que veía escritos en las partituras, me di cuenta de que eran obras escritas expresamente para estas festividades de moros y cristianos. Se sucedían así fila tras fila, cada una con su música, siempre con ropas divertidas y perfectamente realizadas, algunas con ballet, con carrozas… el no va más. El domingo, claro está, no nos perdimos la presentación de los moros, ¡tenían hasta dromediarios! No se quedaron atrás… Me di cuenta de que en los dos palcos donde giraba la comitiva se encontraban los miembros que ese día no desfilaban, y aplaudían a rabiar a sus «enemigos», es más, se ponían de pie a su paso, una y otra vez. Esta fiesta, tan popular, donde los espectadores eran, sobre todo, gente del barrio, tiene una grandeza que va más allá de otras, porque es de verdad, porque es una FIESTA para el barrio, que se sabe su himno, que lo tararea, que ve cómo pasan sus familiares, sus amigos, sus vecinos. Me sentí envuelto por la magia y también en un sitio donde no por ser yo forastero estaba de más; por cierto, durante el desfile de los moros una amable señora me dio el dátil más dulce y apetecible que he comido en mi vida, de hecho he intentado sin éxito comprar dátiles así, ¿dónde los consiguen? Pero retomo el hilo. También me sorprendió muchísimo que unos actos como estos no tuvieran apenas repercusión fuera del barrio; por lo que veo, aunque hay otros barrios que tienen su propia celebración de Moros y Cristianos, la de San Blas es la más antigua y mayor, y, en todo caso, no me imagino que en ninguna otra ciudad algo así fuese ignorado por el resto de la población, ¡realmente no lo entiendo! Del mismo modo, desde luego toda la celebración podría atraer sin dificultad a todo tipo de gente de fuera, españoles o extranjeros, en todo caso yo me he convertido ya en un fiel seguidor, me han conquistado por completo. Viví también la jornada de las embajadas del lunes, ciertamente me resulta ridículo que no puedan usar la pólvora, pues creo que es perfectamente compatible la seguridad con la fiesta, espectáculos como los de La Fura dels Baus y muchos otros usan efectos pirotécnicos, de fuego, etc., no comprendo la razón de la prohibición; tal vez en su momento hubo algún exceso que hacía que niños se pusieran a sí mismos en peligro, o que el ruido fuera ininterrumpido 24 horas, no sé, pero en todo caso la fiesta lo pide, y han de hacer lo que sea para recuperar esa esencia, y se lo dice uno que no es precisamente amante de los petardos pero es que aquí hacen falta el humo y la pólvora en su justa medida.

En fin, estoy ya de regreso en Madrid, y me he sentido con la obligación de escribirles para darles las gracias por mantener esta tradición, son muy pocos los países de Europa que no han perdido por completo las verdaderas fiestas, y ustedes son un ejemplo de cómo deben hacerse las cosas. Aunque se trata de algo que entra por los ojos, no han buscado tampoco una estética al uso, había muchos chicos y chicas muy guapos, pero también gente mayor, niños muy pequeñitos, discapacitados… y todos estaban perfectos con sus trajes, no desentonaban, al revés, se hace todo mucho más real de este modo.

Vi que había algunos cámaras, supongo que contratados, para hacer un reportaje, yo por mi parte grabé con mi teléfono lo que pude y también saqué bastantes fotos; me atrevo a pedirles, por último, que pongan en Internet un reportaje completo, no un simple resumen, sino el paso completo de todas las filas y también las embajadas y final de la fiesta, porque vale mucho la pena, y lo que encuentro de otros años se queda, para mí, bastante corto.

Os mando un enorme abrazo, me emocioné realmente mucho con vuestra fiesta, que también considerar también que es un poquito mía. Os admira sinceramente

Vicente Rodríguez – Madrid


Este e-mail se ha enviado vía formulario de contacto desde Moros y Cristianos San Blas – Alicante (http://www.mycsanblasalicante.es)

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone